domingo, 29 de septiembre de 2013

There's no place like home!

Ya cumplí un año en la húmeda ciudad de Concepción, la cual aveces odio por hacer que crezca vida por todas partes. En este año he vivido en tres lugares diferentes y me iré a un cuarto lugar a fin de mes. En el primer lugar duré dos meses, en el segundo 15 días!!!! y donde me encuentro escribiendo ahora llevo un año. Sin embargo nunca me he encontrado a gusto y por lo miso me he cambiado bastante.

Cuando me fui de mi casa pensé que el ser libre tendría grandes recompensas como buscar un lugar acogedor y soñado libre de hermanos molestosos que no podías echar ni cambiar. Se veía tan fácil y espectacular en mi mente que me costó montones darme cuenta de lo difícil que puede ser, más si eres medi@ exigente como yo y andas viajando con un montón de cosas (cama, velador, escritorio, librero, tele, mil ropa...). La típica frase "no hay lugar como el hogar" es bien cierta y el problema cuando abandonas tu hogar de pequeña es encontrar uno nuevo.

Mi experiencia con las llamadas pensiones no ha sido muy buena. A pesar de que he arrendado una habitación solamente, he tendido derecho a usar las demás áreas comunes en el departamento pero cuando estas con gente desconocida sigue siendo raro ya que al final el lugar igual es de ellos. Además entre tanto estudiante, siempre te tomas con aquellos buenos pal carrete, incluso los días de semana. No importa la edad, si son egresados o de primer año, siempre hay uno.

Una de mis peores experiencias de Concepción fue en un lugar que viví solo 15 días. Por la diagonal. La pieza, bueno, la pieza estaba Ok. No era la gran maravilla pero tampoco era tan terrible. Le arrendaba a un niña que tenía un bebe. Resulta que un día en la noche el "marido" de ella se medio a mi pieza
y descaradamente a mi cama... conmigo en ella! Como alcancé a despertarme me levante y solo atine a prender la luz. Me quede sin habla. ¿A cuántas personas conocidas les pasa eso? El tipo me dijo "Lo siento corazón, me equivoque" y se fue. La dueña el lugar me dijo que de verdad el solo se había equivocado de pieza, a pesar que la suya estaba lejos de la mía y el baño de ellos estaba al lado. Me fui enseguida y la tipa no me devolvió ni lo que me quedaba del mes.

En cuando a experiencias raras en pensiones escuche lo que le paso a mi amiga Catalina que cuando se fue a Valdivia llego a vivir a una casona de monjas (monjas monjas, con hábito y todo). Ella me dijo que a pesar de que la cocina era limpia y el lugar "acogedor" las monjas eran muy cuáticas. No dejaban que entraran hombres obviamente, controlaban los horarios de llegada y ella tenía que ir a usar Internet al lado de ellas. Casi un convento pero al menos ella sabía lo que podía pasar ¿Quién quiere vivir con monjas?

En la búsqueda casi interminable de donde vivir espero poder encontrar algo a finales de Octubre. Solo pido un lugar lindo y agradable, no muy húmedo que sea tranquilo, donde la Internet funcione correctamente y sin viejos verdes que se metan a tu pieza. Creo que no es mucho pedir :(.


domingo, 8 de septiembre de 2013

Things that we lose with the physics

Después de un gran receso he vuelto. Lamento haber dejado tan botado esto, probablemente varios han dejado de mirar este rosado blog (¿Aún estan ahí?). Por eso creo en lugar de leer tanta disculpa prefieren saber de que va esta entrada.
Como ahora estoy tomando un curso de inglés y me creo bilingüe puse como título "Things that we lose with the physics" para hablar sobre las cosas que uno pierde con la física. La verdad es que este nombre lleva al menos un mes y medio en mi blog y a pesar del tiempo la idea sobre que trata sigue siendo la misma. ¿Puede alguien perder cosas por una carrera? Supongo que en el camino de entrar a la universidad y salir egresad@/titulad@ de ella hay situaciones que te cambian un poquito y en ese cambio pierdes cosas. Y a pesar de que también ganas otras ¿querrás las antiguas de vuelta? Personalmente hay algunas que extraño aveces mucho, pero he ganado tantas más que si tuviera que elegir entre lo perdido y ganado preferiría que esas cosas siguieran perdidas y quedarme con las ganadas. Ahora si se puede tener todo bienvenido sea. 

En la Física pierdes muchas cosas puntuales que son como típicas de la carrera sin embargo también ganaste una enfermedad psiquiátrica y/o gastroenterológica, felicidades!!!! Dentro de todas las cosas que puedes perder por esta carrera, como tu figura escultural, tus horas de sueño (perdidas para siempre), tu temprana independización de tus padres, hay una cosa que como mujer/adolescente/niña es la que más extraño. Dejar de ser la Amiga para ganarte el título de Amig@. Porque no es amigo, es algo tan ambiguo que no se sabe si termina con "o" o con "a", aunque se incline más a la primera. Por eso, esta entrada va dedicada a mis compañeras de género, las que en esta carrera son pocas (y locas).

En algún momento de la carrera, ya sea la licenciatura, magister o doctorado, tus compañeros machos dejan de verte como la niña que usaba falda; esa que su mamá les dijo que cuidaran y que la trataran con delicadeza. No se que pasará por sus mentes pero probablemente después de años de lavados de cerebro, al mirarte observan una mezcla entre un niño-niña... o simplemente una cosa sin definir que es capaz de resistir empujones como el conocido "mono porfiado".
Hay cosas bien puntuales sobre como saber si tus compañeros ya dejaron de pensar en ti como la niña que cuidar, 

- Todo comienza con un inocente empujón de juego, luego son dos, tres, etc... hasta que ya pierdes la cuenta de cuantos empujones van. 
- Antes te saludaban con un beso en la mejilla o un inocente "Hola". Ahora cuando te ven, un manotazo fuerte llega en tu hombro junto con las palabras "weeeeena perro!".
- Ya no tienen filtro. Escuchas desde esos garabatos que tu papá tapaba tus oídos para decirlos y que no escucharas hasta bromas en doble sentido sobre mujeres o "partes" del cuerpo masculino. Incluso esperan que lances una de esas. 
- No entienden el porque usas cosas femeninas. Miran de forma extraña, como si fuera un objeto del espacio exterior, si apareces con algún lápiz o post-it rosado.
- No sostienen la puerta para que pases. Por el contrario, te llega directamente en la cara.
- Si hay que llevar cosas pesadas debes hacerlo a la par, no cargaran más peso que tú. 
- Son capaces de tirarse gases frente a ti, ni siquiera esperan a ir al baño. De verdad...
-  Te gritan y retan como lo hacen los entrenadores de un equipo de fulbol y cuando lloras frente a ellos se dan cuenta en que de verdad eres mujer, por lo que solo atinan a dar unas palmadas suaves en tu hombro, avergonzados por lo que hicieron. Sin embargo minutos después de tu llanto ya lo han olvidado y los retos pueden volver.

De todas estas cosas debo decir que mis compañeros de física aún intentan conservar esa imagen femenina de las mujeres del departamento a pesar de que las primeras cuatro cositas de la lista siguen y siguen apareciendo. Y no se ofendan chiquillos, yo siempre exagero mas de la cuenta. 
También esta el caso en que a la hora de que quieren tomarse un café, la falda rosada y el pelo largo aparecen en la imagen que tienen sobre ti y te piden si les puedes preparar uno, después de todo eres mujer. Aveces, mis compañeritos pueden llegar a ser tan delicados como eras tú antes de que empezaras a creerte el cuento de ser el amig@. Y donde hay onvres delicados, tú, la mujer fina que antes lloraba por que se le quebraba una uña, debe tomar las riendas, llegando a hacer cosas como matar una araña mientras ellos chillan. Por eso, con respecto a otras carreras, tu estatus de amiga que perdiste no es tan complicado y estos físicos pueden llegar a ser buenos compañeros en una carrera donde abunda tanto mmm hombre ya que pueden verte y también ser un amigo/amiga. Depende la ocasión. Gute Nacht