domingo, 29 de septiembre de 2013

There's no place like home!

Ya cumplí un año en la húmeda ciudad de Concepción, la cual aveces odio por hacer que crezca vida por todas partes. En este año he vivido en tres lugares diferentes y me iré a un cuarto lugar a fin de mes. En el primer lugar duré dos meses, en el segundo 15 días!!!! y donde me encuentro escribiendo ahora llevo un año. Sin embargo nunca me he encontrado a gusto y por lo miso me he cambiado bastante.

Cuando me fui de mi casa pensé que el ser libre tendría grandes recompensas como buscar un lugar acogedor y soñado libre de hermanos molestosos que no podías echar ni cambiar. Se veía tan fácil y espectacular en mi mente que me costó montones darme cuenta de lo difícil que puede ser, más si eres medi@ exigente como yo y andas viajando con un montón de cosas (cama, velador, escritorio, librero, tele, mil ropa...). La típica frase "no hay lugar como el hogar" es bien cierta y el problema cuando abandonas tu hogar de pequeña es encontrar uno nuevo.

Mi experiencia con las llamadas pensiones no ha sido muy buena. A pesar de que he arrendado una habitación solamente, he tendido derecho a usar las demás áreas comunes en el departamento pero cuando estas con gente desconocida sigue siendo raro ya que al final el lugar igual es de ellos. Además entre tanto estudiante, siempre te tomas con aquellos buenos pal carrete, incluso los días de semana. No importa la edad, si son egresados o de primer año, siempre hay uno.

Una de mis peores experiencias de Concepción fue en un lugar que viví solo 15 días. Por la diagonal. La pieza, bueno, la pieza estaba Ok. No era la gran maravilla pero tampoco era tan terrible. Le arrendaba a un niña que tenía un bebe. Resulta que un día en la noche el "marido" de ella se medio a mi pieza
y descaradamente a mi cama... conmigo en ella! Como alcancé a despertarme me levante y solo atine a prender la luz. Me quede sin habla. ¿A cuántas personas conocidas les pasa eso? El tipo me dijo "Lo siento corazón, me equivoque" y se fue. La dueña el lugar me dijo que de verdad el solo se había equivocado de pieza, a pesar que la suya estaba lejos de la mía y el baño de ellos estaba al lado. Me fui enseguida y la tipa no me devolvió ni lo que me quedaba del mes.

En cuando a experiencias raras en pensiones escuche lo que le paso a mi amiga Catalina que cuando se fue a Valdivia llego a vivir a una casona de monjas (monjas monjas, con hábito y todo). Ella me dijo que a pesar de que la cocina era limpia y el lugar "acogedor" las monjas eran muy cuáticas. No dejaban que entraran hombres obviamente, controlaban los horarios de llegada y ella tenía que ir a usar Internet al lado de ellas. Casi un convento pero al menos ella sabía lo que podía pasar ¿Quién quiere vivir con monjas?

En la búsqueda casi interminable de donde vivir espero poder encontrar algo a finales de Octubre. Solo pido un lugar lindo y agradable, no muy húmedo que sea tranquilo, donde la Internet funcione correctamente y sin viejos verdes que se metan a tu pieza. Creo que no es mucho pedir :(.


No hay comentarios:

Publicar un comentario