lunes, 17 de marzo de 2014

¿Y dónde están los cisnes?

Ya he vuelto a Chile. Debo a este blog una entrada sobre el resumen de mi estadía en Europa que por flojera y también poco tiempo no he podido escribir, pero prometo que vendrá luego de esta.

Cuando estaba en el aeropuerto esperando mi vuelo a Chile me sentía muy triste y deprimida. Me dio ansiedad, ganas de quedarme, a pesar de que también quería volver a mi vida normal y a hacer mis tonteras extraprogramáticas. Quería salir del paréntesis que había puesto a mi vida.

Y ya casi se cumple una semana desde que volví a Chile, el lugar donde las micros (buses) paran para dejar gente (o coger gente) en cualquier lugar y puedes encontrar un tarro de manjar. No puedo decir que estoy triste, al contrario. La verdad es que no me sentía así de feliz de volver a la Universidad desde que llegue a Concepción. Y mi alegría aumento cuando fui a buscar mi lista de materiales para el curso de dibujo que tomé en la Universidad y me inscribí en mis queridas clases de danza moderna.
Tomé un curso en la facultad de artes visuales. Dado que este es mi último semestre debiera estar estudiando a full y concentrándome 100% en la tesis, ¡pero no puedo! Probablemente sea una de las últimas oportunidades que tenga de entrar gratis a un curso en la carrera de Artes. Además ya han leído este blog bastante para hacerse la idea de como soy: una persona completamente dispersa.

Bueno, esta entrada es para compartir un poco con ustedes mi felicidad al volver a mi país. Así, cuando viajen y les toque volver, no lloraran como yo en el aeropuerto. Al menos espero darles los argumentos suficientes y ser lo bastante entretenida para que eso no pase.

Innsbruck, el lugar donde "viví" (o estuve de vacaciones) por un mes, es lo bastante hermoso para querer quedarse ahí. Con sus casas color pastel y sus montañas nevadas en invierno logra encantarte. Pero las ventajas de volver a Chile son bastante obvias al momento de llegar.

  • La palta. La querida palta es difícil de encontrar en las Europas. Llega cara y poco madura, incluso si viene desde Chile!
  • La leche condensada, para hacer por ejemplo, un rico pie de limón, es mas fácil de encontrar en Chile. Y no viene con forma de pasta de dientes. 
  • Los amigos que extrañaste estás esperándote, ansiosos por salir.
  • Vuelves a amar esa ropa que tenias guardada al fondo de tu closet. El usar por un mes sólo lo que me cabía en una maleta me tenía vuelta loca!
  • La negrita. Personalmente, adoro la negrita! Me encantaba comer todos esos dulces que vendían las maquinas por 1 euro y algo, pero extrañaba el sabor de ese chocolate falso. 
  • Entender lo que venden en el supermercado y no tener la necesidad de hacer señas cuando quieres comprar algo al granel (no se alemán, con suerte me manejo en el ingles!=( ). 
  • Recuperar la internet móvil de tu celular. Estuve mas de un mes sin 3g, teniendo que hacer fila en ciertos lugares, esperar el bus o ir al zoologico sin tener la oportunidad de hablar con mis amigos que estaban en el otro continente para mostrarles, por ejemplo, lo lindas que estaban las montañas. Antes esta tecnología no existía y probablemente la gente era mucho mas feliz o disfrutaba más de la vida en soledad. Pero yo he crecido en esta sociedad donde la internet móvil ha sido parte de mi vida universitaria ¡No me la quiten por favor! :(



En la universidad las cosas siguen mas o menos igual. Mi escritorio esta igual de rosado y medio desordenado. Los viernes de desayuno con pasteles en el departamento de física aún ocurren (al parecer es solo para los profesores, pero ellos son tan amables que cuando su desayuno termina, dejan muchos pasteles que sobraron en la sala de café. Así, los estudiantes que aman el dulce, como yo, pueden ir a sacar uno silenciosamente).

Podría decir que todo sigue normal, salvo que en la laguna han desaparecido los cisnes. Ahora solo queda uno y eso es muy triste. Los cisnes no debieran morir... :(

Es bueno estar de vuelta. Es bueno estar contenta. Es bueno poder tumbarte en la cama y pensar "Hey, Puedo cortarme el pelo por 13 euros (y si eres hombre por 2!)". Eso me ayuda a ser una persona más productiva y, espero, menos arrugada.

Feliz año académico 2014! Que muchas tesis vuelen alto este año! (y que vuelvan los cisnes).

No hay comentarios:

Publicar un comentario