miércoles, 22 de abril de 2015

Abril, Día 22: Diario de una tesista previo a su defensa de tesis

Abril, día 22


Querido Diario:

¡Estoy viva! Aún queda tiempo para llenar de rosa este mundo aveces gris. No he podido escribir nada coherente, con suerte saber donde andas ya que tuve que, por enésima  vez, cambiarme de hogar. Sí, algo que se ha vuelto muy común en mí (ya parezco gitana :( ). Ahora me las doy de profe y tesista. He empezado a trabajar como profesora de laboratorio en una Universidad del gran Concepción. Mi sorpresa tal fue al momento en que me asignaron el laboratorio de Electromagnetismo y circuitos eléctricos. ¿Puedes creerlo? A mi que hasta me da miedo usar un enchufe. Pensé en dejarlo ya que con suerte recordaba como lucía una resistencia, pero en tiempos de escasez es mejor agarrar un buen libro, estudiar un poco y agradecer por las ganancias transformadas en zapatos (o sí! zapatos al fin!) a fin de mes. La tesis mmm mejor no hablar de ella. Hemos estado un tanto distanciadas  y al parecer no esta de los mejores ánimos para colaborar conmigo, aunque estos días se ha portado más amigable y dispuesta a que le de comida para hacerla engordar. En fin, aquí plasmo mis humildes rosadas palabras para que sepas que existo aún, fabulosamente a pesar del frizz que ha generado la llegada del frío en esta ciudad.

I.

1 comentario:

  1. La extrañaremos profe! Éxito en la capital

    ResponderEliminar