jueves, 31 de diciembre de 2015

2015

Nunca he entendido por qué cuando vitrineo en Antofagasta me es mas fácil encontrar ropa que me guste y quede bien ¡No tiene lógica! Viviendo en Santiago me es mucho mas sencillo moverme de mall en mall para encontrar algo que me guste. Pero en Antofagasta, el pequeño "pueblo" donde nací y viví por 25 años todo resulta mas simple, incluso cuando las tiendas parecen mares llenos de ropa tirada debido al desorden provocado por las fiestas de fin de año. Por supuesto que me gusta Santiago y obviamente he gastado mi "sueldo" de estudiante de Doctorado en una que otra prenda.

Cuando tuve que escoger tema de tesis para la licenciatura el 2011, tenía 3 profesores en la mira. Mi primera opción nunca fue la Información y Optica Cuántica pero la física de partículas había roto conmigo antes de empezar relación alguna. Por eso opte por la segunda opción. Estuvo bien por un tiempo y llegue a quererla, a proyectarme con ella, pero luego empecé a dudar cuando viejos amores se acercaban a mi nuevamente. Esa duda me complicó. Llevaba ya 4 años estudiando temas específicos relacionados con esa área y cambiarme parecería una locura. Por esos esas ideas las escondía en el fondo de mis pensamientos, lo que sólo generó que mis dudas aumentaran, al punto de pensar en olvidarme de continuar con estudios de Doctorado.

Este año una nueva universidad me abrió sus puertas y, olvidando el plan que había ideado al salir del colegio, que era hacer un doctorado fuera de Chile, me quede en mi país, en el lugar que había planeado mis estudios de pregrado pero donde nunca postulé por cosas que no escribiré por ahora (supongo que nadie quiere leer una extensa entrada un día como hoy). Bueno, mi ingreso a esta universidad resultó perfecto. Me encontré tan a gusto como cenicienta al probarse el zapato de cristal que había perdido. Además cursé una nueva materia: Relatividad General y me enamoré de ella. Con eso, las dudas que tenía con respecto a cambiarme de área dejaron de ser dudas y me aventuré a cometer tal locura que me alejaba de la tan preciada zona de comodidad.

Pareciera que nada de lo que escribí anteriormente tuviera conexión. Incluso para mi, ahora que termino de redactar esto me parece confuso pero les prometo que todo esta ligado. Así, igual de sencillo que me resulta ir a recorrer las calles de Antofagasta y encontrar ropa, accesorios o lo que se me ocurra para comprar, pienso que debiera ser mi tema de investigación. Es por eso, que finalizando el semestre, decidí que debía dejar de intentar enamorarme de la Optica Cuántica y mejor gastar mi tiempo conociendo un área de la que si estaba enamorada.  Y no sólo con lo que respecta a la Física.

No hice una revisión de lo ocurrido el 2015 para el día de hoy, sin embargo admito que fue un hermoso y gran año. Me di cuenta de algo que me gusta mucho hacer y que va ligado con el arte y la ciencia (oh, no puedo contarlo ahora, sorpresa para el 2016!), me reencontré con mi mejor amigo en la misma ciudad (aunque fuera sólo por unos meses), encontré nuevos amiguitos y guapuras, y finalmente rompí mi relación con mi tesis de magister (casi un año tramitando el divorcio!).

Para el 2016 espero poder encontrar mi "Antofagasta de la Física" para así poder vitrinear ideas a investigar y dibujos que crear, tranquila (también espero poder aprobar el examen de calificación! que los santos de la ciencia me acompañen u.u). Feliz año nuevo para todos aquellos que leen este blog sin importar cuan rosado sea.


                                                                                                                                 I.





miércoles, 16 de diciembre de 2015

< bra| Ivania |ket >

Querido Blog,

sé que he estado desaparecida ¡y lo siento! Quién iba a pensar que el doctorado y "la vida santiaguina" (usando el tono provinciano cual Carmela) me iba a dejar tan exhausta! Pero tengo buenas nuevas ¡Ya soy libre al fin en cuanto a responsabilidades académicas se refiere por lo que queda del año! Y por eso he vuelto para ponerme al día ¿Creíste que te abandonaría? ¡Jamás! ¡Nunca!

Qué no puedo decir de este semestre. Si contara todo lo que me ha pasado esta entrada sería muy extensa, probablemente perdería el hilo de la narración y terminaría contándote sobre mi última pelea en una tienda por encontrar los zapatos adecuados. Ya lo sé, algo de cada pago de Conicyt a fin de mes. ¡Aún no supero por completo mi obsesión por alguna prenda de ropa, pero ya vamos avanzando!

Te preguntarás por el nombre de mi entrada... la cosa es que me puse brackets. Aquí en Chile llamamos de esa forma a los aparatos de ortodoncia. Me pareció simpático el hecho de que se llamen casi igual que aquellas cosillas matemáticas que usamos en mecánica cuántica. Por eso, además del hecho de que debo estudiar, dormir, comer, hacer ejercicio y vivir a la vez mientras realizo mi doctorado, los "bra-ket(s)" me hacen un poquito mas cuántica ¿no lo crees?
Decidir usar estos aparatos no fue fácil ni algo sin pensar. Debo admitir que en el momento en que me vi con ellos colapse cual función de onda: "¿Brackets yo? Cómo si el doctorado no fuera ya suficiente dolor". Pero ya la primera impresión pasó y lo llevo igual de bien que alumna preparándose para rendir el examen de calificación (conocido como "Qualy" por nosotros los pobres alumnos de postgrado).

El examen de calificación es un invento mounstroso de algunos programas de Doctorado. Una especie de Juegos del Hambre para los alumnos que acaban de ingresar al programa. Este examen tenemos que rendirlo "después de pasado el primer año" (lo pongo entre comillas ya que aveces es mucho antes) y solamente contamos con dos oportunidades para aprobarlo, según las reglas de mi universidad. Así que como imaginarás se viene un año duro, ¡Que los juegos del Qualy comiencen!".

Este semestre participé en la organización de un musical. No alcancé a audicionar para entrar en el elenco, pero de todas formas quería ser parte de él, entonces ingresé al equipo de comunicaciones. Me hubiera gustado poder escribir una entrada antes de que se estrenara pero, ya sabes, la universidad y sus física-cosas. Por cierto, el musical "West Side Story" fue fantástico. Una hermosa puesta en escena para la poca cultura de musicales que tenemos en Chile. Debo decir que participar en el equipo fue una de las mejores experiencias del año y hasta aprendí a usar un martillo y un taladro eléctrico (y con vestido!).

Supongo que por mis redes sociales te habrás enterado de que soy un intento de chica runner. Con mi horario totalmente alterado (ya que nunca había tenido que viajar 1 hora para llegar a mi lugar de estudio) no tomé ninguna clase oficial de danza y por miedo a mi constante ansiedad, a la maldición del doctorado y a esos "dulces amigos" que me llamaban cada vez que no podía resolver un ejercicio, no me quedo más que hacer deporte si quería continuar usando mi little black dress del verano pasado. La natación fue mi primera ayuda y ya con el pasar del tiempo me atreví con el trote. Ahora puedo correr 5 kilómetros y no vomitar en el intento. No soy tan rápida como otros sujetos claramente, pero a mi paso de tortuga logro mantener el ritmo.

No querrás que te aburra después de este gran periodo de descanso que tuviste de mi, aunque seguro me extrañaste. Prometo no desaparecer por lo pronto. Nos escribimos.

                                                                                                            I.


PS: Nota "mental" para la Ivania del futuro: Algunos de tus compañeros de doctorado no entienden tu humor rosado; stop to try to make them laugh.
      ¿No sabes de que rayos estoy hablando cuando menciono a Conicyt? pues ve aquí sin temor :)