domingo, 26 de marzo de 2017

Happiness_1

Antes de los 90, los científicos se encontraban en una ardua búsqueda sobre la desaceleración del universo. Todos hemos oído hablar del Big Bang y para ese entonces se pensaba que el Big Crunch ya había comenzado. Es decir que por efectos de la gravedad nuestro mundo debiera encontrarse en un proceso de desaceleración. Yo misma lo creí por mucho tiempo cuando era bien chiquita pues mi gusto por la astronomía y la ciencia comenzaron bien temprano. Sin embargo en 1998, 2 proyectos científicos se encontraron con la sorpresa de que el Universo no se encontraba desacelerando, sino que estaba expandiéndose a una velocidad "tremenda".



No es la primera vez que ocurren eventos de este estilo. Si leemos sobre historia de la ciencia podremos encontrar que muchas teorías han sido probadas o descubiertas mientras se buscaba otra cosa, y como estos eventos anecdóticos son "comunes" en el mundo científico, me atrevería a proyectarlos a la vida cotidiana: quizás la búsqueda de la felicidad no se logra cuando queremos demostrar una teoría que tenemos elaborada en nuestra mente. Quizás estamos buscando un evento equivocado para la felicidad.

Si hacemos una encuentras a las personas de mi edad +/- unos 3 años (es decir, dentro de un rango de 26 y 32) y les preguntamos que entienden por felicidad, muchas estarán de acuerdo que la estabilidad y tranquilidad son factores importantes en la obtención de esta. ¿Cómo logramos entonces aquellos dos factores cuando rondamos los 30 años? Tener un trabajo, una casa, y un sueldo mas o menos estables son unas de las respuesta. No olvidemos también un gran factor importante: una pareja estable. Alguien que te acompañe en el día a día, alguien que aleje esos momentos molestos de soledad de tu vida. Ya se que no todos están de acuerdo con eso, muchos prefieren andar solitariamente por la vida, pero por lo mismo esto es una estimación de lo que la gran mayoría quisiera. A esta edad los matrimonios comienzan a celebrarse y los hijos a nacer.

Yo vivi mucho tiempo odiando la vida solitaria. Quería encontrar una pareja, llenar ese vacío y decir "ok", ya cumplí con esto, estoy a un paso más de alcanzar la felicidad. Encontré pareja. Rente un departamento, continué mis estudios de especialización, aprendí a cocinar y además tenía internet. Sin embargo no estaba ni cerquita de sentirme plena ni feliz. ¿Qué pasaba? En mi misma relación de pareja no me emocionaban las cosas comunes. No quería pensar en una casa, no quería estabilizarme ya en una ciudad, no quería llegar todas las noches a cocinar ni acostarme a ver la televisión a las 8 de la noche. No quería visitar a los padres de mi pareja cada fin de semana ni ir a los centros comerciales a comprar ropa para "trabajar". No es que lo anterior sea un mal estilo de vida, pero lamentablemente conmigo no funcionaba. ¿Por qué entonces sabiendo que no era feliz continuaba haciéndolo? Pues porque la teoría de la felicidad lo requería ¿Quién era yo para contradecirla?

En física existen dos tipos de científicos, los experimentales y los teóricos. Los teóricos no podemos vivir sin los experimentales, son ellos quienes hacen que nuestros pensamientos sean reales. Y sin nosotros, los experimentales se encuentran en la nada sin saber qué buscar. En mi caso, tuve que experimentar el fracaso de mi teoría X sobre la felicidad para desecharla y crear otra. Necesite un viaje a México a las 7 de la mañana hora chilena, para darme cuenta que un esposo típico, una vida común en un hogar de familia y la estabilización en una ciudad no son lo que quiero ahora. Y con todo eso cree una nueva teoría donde la búsqueda de mi felicidad incluye viajes, danza, física, amores apasionados y por supuesto, conexión a internet.

Como canta Glinda en una de las canciones del musical "Wicked": "La felicidad es lo que ocurre cuando nuestros sueños se hacen realidad". Como dice Roger: "La vida es muy corta para pasarlo mal. Hay que buscar la felicidad en cada momento". Si los científicos hubieran sido tan tercos para seguir buscando la desaceleración del Universo sin creer a los datos de las observaciones, seguirían tropezando una y otra vez con la misma piedra y no hubieran podido decir nunca que "nuestro universo esta en expansión". Si en la vida diaria somos tercos a la hora de seguir nuestros sueños ¿Lograremos algún día ser felices y decir "nuestra vida se encuentra expandiéndose a una tremenda felicidad"?


                                                                                                                                    Iv.

No hay comentarios:

Publicar un comentario