jueves, 14 de septiembre de 2017

Los juegos del Qualy I: La primera vez



Existe un proceso llamado "Rompimiento espontáneo de la simetría". La primera vez que escuche sobre esto fue en mi curso de QTF (teoría cuántica de campos) cuando estaba haciendo mi transición entre mi tema de investigación del pasado y el que quería para mi futuro.
A la naturaleza le gusta la simetría, si miramos las hojas de un girasol, los panales de abejas, las plumas de un pavo real, podemos ver que la simetría está por todos lados. ¿Por qué entonces alguien querría romperla?
Sin entrar en detalles sobre este proceso (y obviando el hecho de que romper simetrías en Física de partículas significa hacerlo en una ecuación de tal tamaño que alcanza a cubrir completamente una hoja blanca de oficio y no destrozar un girasol), notamos que tal cosa es bastante útil. El rompimiento espontáneo de la simetría nos ayuda a la obtención de las masas de ciertas partículas (sí, esas cositas diminutas que componen esa estructura llamada átomo que estudiaste en el colegio) y conlleva a la aparición de partículas nuevitas. ¿Quién diría que romper algo tan refinado como una simetría podría ser bueno?

La primera vez que rendí mi examen de calificación sólo alcancé a estudiar 3 semanas. Había tenido que cursar materias el mes anterior, no tenia ganas de estudiar y para que les miento, estaba sumamente depresiva en lo que respecta a mi vida. Como ya sabrán si han leído mis entradas antiguas, reprobé mi primera oportunidad (sólo contamos con dos oportunidades para pasarlo) y con mucha pena y miedo me mentalicé para rendirlo nuevamente al año siguiente, sabiendo que era la última oportunidad que tendría. Mi año de preparación hasta que supe los resultados de mi segundo examen estuvo lleno de experiencias nuevas así que, pues bien, partamos desde el principio. 

"Lamentamos informarle que reprobó su examen de calificación sin embargo tiene una segunda oportunidad el año que viene"- eso decía la carta que recibí un día 16 de Agosto del año 2016. Me enteré cuando estaba en la Universidad así que tomé mi bolso, falté a mi clase de inglés y me marche al gimnasio. Sabía que no había podido defenderme bien en tal examen y no es que me tomo la respuesta del todo por sorpresa, pero sentía vergüenza. Así tal cual, me avergonzaba haber reprobado, como si no mereciera mi grado de Licenciada y Magister en Física. 

Lloré al menos dos semanas que ni para bajar de peso me sirvieron, luego inscribí mis materias y seguí con mi vida tal cual. Empecé a estudiar un mes luego de haber rendido el examen por primera vez.

Mi vida, los cuatro meses después que reprobé el examen no mejoró mucho. Si sospechara de que tengo una enfermedad muy difícil de tratar creo que sería del tipo de personas que aplazaría bastante su visita al médico por miedo a la respuesta. No me gusta estar equivocada o que algo funcione mal conmigo y por lo mismo en lugar de quedarme en la universidad al saber los resultados la primera vez, partí a mi casa a llorar y a encerrarme un tiempo. Y me demoré al menos 4 meses después de reprobar para aceptar que sí, tenía que acudir al médico de la vida para ver que algo andaba con la mía. ¿Qué sentido tenía continuar mi vida de forma simétrica a la que había tenido antes del examen? Si estudiaba de la misma forma que antes reprobaría por segunda vez, si continuaba en una mala relación y sintiendo vergüenza por fallar ni para investigar tendría ganas. Si hubiera continuado actuando de manera simétrica a lo que había hecho partiendo el año las partículas aún estarían esperando un mecanismo que les entregara masa. Si no hubiera fallado la primera vez no hubiera descubierto que hay rutinas que deben romperse para que cosas mejores ocurran. 

Después de un año del terror, al aceptar de que equivocarse no significa fracaso, la vida empezó a mejorar para mi. Y cuando empecé a entender las materias que estudiaba preparándome para mi segunda pelea contra el examen de calificación y a disfrutar el proceso, comprendí que ahora si tenía de verdad oportunidades de aprobar y que no sólo se debía a invertir más horas de estudio y memorizar fórmulas...
Nos leemos.

                                                                                                                                     Iv.



domingo, 16 de julio de 2017

No dejes que el miedo a fracasar te impida jugar el juego

Por supuesto que estoy asustada. Soy de las que de noche cuando se va a dormir, tiene que cerrar la puerta corrediza que separa mi mini living con el dormitorio, ya que me da susto esa profundidad inmensa que se crea cuando las luces están apagadas. No es extraño entonces que sienta miedo, incluso si es sólo un "tonto" examen.

Mi abuelito me enseño a calcular áreas cuadradas cuando era bien chiquita. Ya sabía las tablas de multiplicar y me enseño que si multiplicaba el número de baldosas horizontales de la pared del baño por el número de baldosas verticales, podría saber cuantas baldosas habían en toda esa pared. La idea me encantó y cada vez que veía paredes o pisos con baldosas multiplicaba y luego las contaba todas, para rectificar que mi abuelito tenía razón. En esos tiempos las matemáticas me resultaban muy divertidas y crecí amándolas, lo que me llevo a que al finalizar la escuela, optara por una carrera científica.

La Física se convirtió en uno de mis grandes amores intelectuales y me entretenía resolviendo ecuaciones y calculando fórmulas. Para mi era muy divertido, para mis ex compañeras del colegio era muy geek, pero a esas alturas, en la época universitaria, ya no me importaba. Con las ecuaciones de mi lado siempre supe que quería ser física teórica y aquí estoy, a unas semanas de tomar un examen que definirá al menos mi carrera académica para este año.

Por supuesto que me he entretenido estudiando nuevamente las materias principales que uno ve en la Licenciatura en Física para mi examen, pero la presión de la prueba y el cansancio a estas alturas del año hacen que, como me dijo una vez un profesor, "los árboles no me dejen ver el bosque". El miedo es lo que menos ayuda y ya no siento la misma entretención que sentía cuando contaba baldosas con mi abuelito al enfrentarme a un test donde mis armas sólo son, un lápiz mina rosado, una goma y una cantidad considerable de hojas blancas.


La primera vez que reprobé el examen me sentí fatal. Sentí que me fallé a mi misma y al super poder rosado. Claro que mi vida el año pasado era muy caótica y negra, completamente distinta a como es ahora y mis sueños y lo que yo quería no eran prioridad en esos momentos. Ahora incluso el clima me sonríe, trajo nieve a Santiago de Chile el día de ayer y la nieve es de mis cosas favoritas (como buena nortina que creció sin conocer la lluvia).

Amo los números desde que tengo memoria, así como dibujar y bailar, para mi cerebro todo es muy natural, como si fuera algo con lo que nací y no que aprendí, y por los mismo cuando pienso en eso digo, "¿Cómo temerle a tal examen si llevo la vida preparándome para cosas como estas?". Luego me entra la paranoia (pos es que soy paranoica de nacimiento también) y me da la neura.

Como dice un amigo: "que más da si repruebo nuevamente", la vida no se acaba y siempre hay otro camino que uno puede recorrer para llegar a la cima de la montaña. Pero claramente no quiero reprobar y el miedo que siento esta bien, siempre y cuando no me paralice a la hora de tener que pensar los problemas de la prueba. Sin ese miedo estaría acostada todo el día viendo el H&H y la nueva temporada de Orange is the new black (la cual he pospuesto OMG).

"No dejes que el miedo a fracasar te impida jugar el juego" ("Never let the fear of striking out, keep you from playing the game"). Esa frase la vi en una película bien rosa de Hilary duff cuando era adolescente, me encantó, la guarde en mi cerebro y sale a relucir justo ahora. Rosado e inspirador ¿qué mas puedo pedir en momentos como este? Nos leemos en unas semanas más...

                                                                                                                          Iv.

martes, 6 de junio de 2017

Cuando la ciencia ya no es ciencia



Para quienes no me conocen, no me han leído y llegaron a este blog rosado de pura suerte, me presento: mi nombre es Ivania, soy Magister en Ciencias con mención en Física y actualmente me encuentro estudiando un Doctorado en Física en la Pontificia Universidad Católica de Chile. "Afortunadamente" soy becaria Conicyt, es decir que mi Doctorado no lo tengo que pagar yo, una parte lo paga el estado y la parte que el estado no cubre lo hace la Universidad. Pero ¿por qué les cuento todo esto? Por si no lo adivinaron ya, la entrada de hoy ha sido inspirada por el programa "Aquí está chile" en el que el pasado Lunes 5 tuvieron de invitado a Felipe Kast, candidato a presidente de la República. 


No me encontraba viendo el programa, estaba estudiando (a esas tantas de la noche como esclava alumna de Doctorado) cuando llegó un Whatsapp de un amigo donde decía que Felipe Kast había dicho que los becarios de postgrados debiéramos devolver la beca con el 10% de nuestro sueldo mensual una vez terminado nuestro postgrado. En ese momento pensé ¿Y es que acaso ese señor sabrá en que consisten nuestras becas?



Al día siguiente Twitter ardía por lo ocurrido en tal programa, no por el tema de las becas de postgrado solamente, si no por un montón de barbaridades que el candidato dijo y por un montón de preguntas que esquivó y evito responder ¿Cómo se eso? Como niña aplicada una vez "finalizada" mis tareas en la universidad me subí a la caminadora y di play al programa que se encuentra en la página de chilevisión. No haré referencia a cada tema tratado en el programa "Aquí está Chile" ya que mi idea no es hacer de esta entrada una crítica al político por sus ideologías, sin embargo sí trataré el tema con respecto a las becas de postgrado, ya que ante el furor de twitter, además de quedar anonadada con las palabras de Kast, me molesto el hecho de que muchos, sin molestarse en saber en que consiste una beca chile o Conicyt, criticaran a quienes estamos estudiando un Magister o Doctorado.  



Partamos con el hecho de que la sola idea de pensar que una beca debe ser devuelta monetariamente me parece absurdo. La RAE define a la palabra beca como



"Una subvención para realizar estudios o investigaciones"



entre otras definiciones no acordes con este tema. Una subvención por otro lado según la RAE es una



"Ayuda económica que se le da a una persona o Institución para que realice una actividad considerada de interés general."



Al tener ambas definiciones notamos que una beca esta bastante alejada de lo que se consideraría un préstamo, palabra mas acertada en lo que es un crédito, que según la RAE es una



"Cantidad de dinero un otro medio de pago que una persona o entidad, especialmente bancaria, presta a otra bajo determinadas condiciones de devolución."


Entonces, si yo con mis aptitudes y esfuerzo gané una beca ¿Por qué debiera devolver monetariamente lo que se me otorgó para realizar mis estudios? 


Varios usuarios de twitter se quejaron respecto a las flexibilidades que tienen los beneficiarios de becas Chile al tener que retribuir al país volviendo a Chile una vez finalizados sus estudios. Lo que ocurrió es que al comienzo de becas Chile la idea era maravillosa, sin embargo con el pasar del tiempo y el aumento de los Doctores, las universidades se quedaron sin puestos de trabajo para aquellos que volvían al país después de 3 o 4 años de estudios de postgrado en el extranjero. En Chile no es común la idea de que las empresas desarrollen I+D (Investigación y desarrollo) contratando científicos y los institutos de investigación que se encuentran en el país son menos que escasos, dejando a los Doctores sin posibilidad de trabajo. Entonces la sola idea de tener que retribuir al país volviendo a éste sin tener una posición de trabajo segura es ridícula y en mi humilde opinión, no retribuyes en nada y solo aumentas con la cesantía. Entonces si la idea de retribución suena tan mal ¿Por qué las bases de becas Chile siguen apuntando a lo mismo año tras año? ¿Se ha hecho un estudio serio donde se planteen mejores opciones de retribuir al país?







En mi opinión las ideas con respecto a los estudiantes de postgrado planteadas por el diputado ayer por la noche en el programa de Chilevisión, no sólo dan cuenta de que no tiene idea de en que consiste una beca de postgrado al decir "ahora al finalizar la beca sólo tienen que volver a Chile y hacer algo", también indica que lo único en lo que esta pensando es en destruir la idea de educación gratuita que existe en Chile el día de hoy, tapar su idea de matar la gratuidad cobrándole a los becarios Conicyt y no sentarse a pensar en que una mejor idea que convertir a Becas chile en Créditos Chile, sería apoyar el desarrollo de I+D en el país, la divulgación de la ciencia y la inserción se científicos en las empresas con el fin de mejorar el desarrollo del país. Sé que no puedo hablar por todos, pero yo como científica no tendría ningún problema con retribuir al desarrollo de Chile una vez finalizado mi Doctorado siempre y cuando contara con un lugar y con un puesto de trabajo donde pueda desempeñar mi profesión.     



En diferentes universidades del mundo, incluso en Harvard donde estudió Kast, las universidades otorgan becas a los estudiantes de postgrado sin pensar en tal entupida retribución monetaria. A cambio de eso a algunos estudiantes se les pide realizar ayudantías en el transcurso de la beca, para retribuir con conocimiento a los demás alumnos que están en la universidad ¿No sería una mejor retribución, señor candidato, inyectar conocimiento para mejorar la educación, en lugar de cobrar una beca como si fuera un préstamo? 



Sé que los científicos en Chile no somos los mas populares en este momento. Muchos nos consideran personas encerradas en el laboratorio, absorbiendo de conocimiento sin querer compartirlo. Pero la verdad es que somos muchos los que queremos divulgar la ciencia y mostrar lo que aprendemos y estudiamos con tanta "emoción" día a día. Por eso, ante palabras como las de Felipe Kast, espero que no se queden con la idea de que los becarios de postgrado solamente quitamos dinero al país, sin hacer nada útil con la beca que se nos entrega. Se que a muchos, si contáramos con las condiciones necesarias de trabajo, nos encantaría ayudar con la ciencia a que el país fuera cada vez mejor. 



La idea de cobrar una beca a los estudiantes de postgrado cuando ya se encuentren trabajando me enoja ya que a mi parecer hace que la ciencia se transforme en algo que ya no es ciencia. Algo donde los mas afortunados del país pueden optar sin inconvenientes y los demás tenemos que endeudarnos si queremos seguir una carrera como investigadores. Eso solamente aleja la ciencia de las personas y nos convertimos en un país mas ignorante, mas desigual y con menos oportunidades. 



                                                                                                                    Iv.

martes, 9 de mayo de 2017

Puro Chile, no me estas educando.

Después de pasar casi dos años viviendo en Santiago de Chile, este Verano fue la primera vez que visite la Biblioteca Nacional. En parte porque en un principio vivía lejos y luego no tenía suficiente tiempo, postergué mi recorrido cultural por Santiago. Había visto fotos que tomó una amiga en la biblioteca nacional y mientras en Verano preparaba mi examen de calificación, pensé que era buen momento para buscar nuevos lugares para estudiar y así ganar motivación. ¡Qué puedo decir de esta Biblioteca! Es un lugar muy lindo y antiguo y a pesar de que a las persona chiquitas como yo (quienes medimos un poquito más que el metro y medio) les resulta imposible alcanzar la mesa y apoyar la espalda en el respaldo de la silla, el sitio es bastante agradable. Sin embargo como la vida no siempre es color rosa, incluso en una biblioteca tan linda como esta puedes salir con el corazón roto.



Como buen ratón de bibliotecas fui a la sección donde se encuentran libros para llevar al hogar. Como buena estudiante nerd de Física mire obviamente la sección de ciencia. Pues adivinen que encontré: libros mal clasificados tanto en la sección de Física como en Investigación científica (si quieres ver las fotos que tomé ve hasta el final). Y no me refiero a que por error pusieron un libro de Química orgánica junto a los típicos libros de Mecánica para principiantes. Ahí, junto al Cosmos de Carl Sagan se encontraba un libro titulado "Las puertas a tu realidad personal: ADN Espiritual, Matemática Maya, Tzolkin". Y para qué referirme a la sección de Investigación Científica donde hermosos títulos tales como "En busca de nuestros antepasados Cósmicos" y "EL poder de las Pirámides" entre otros, la adornaban.
Ya sé que la internet esta plagada de temas como estos y que incluso en revistas en los tiendas podemos encontrar estos reportajes de pseudociencia. Pero vamos, para mi la biblioteca siempre ha sido un lugar serio, mas aún la biblioteca nacional donde muchas personas como yo expresamos nuestro amor a los libros impresos y acudimos ahí en busca de información. Uno espera que en lugares como este no den cabida a este tipo de mentiras o que al menos que estén bien clasificadas: en la sección de esoterismo o de charlatanería, un lugar más adecuado para ellas.

Me preocupe al respecto de esto ya que cualquier persona mayor de 18 años puede ir a ver tales libros mal clasificados y llevar a su casa, creyendo que la fuente de información es confiable. Pregunté entonces sobre si se podía hacer alguna sugerencia en la clasificación de los libros pero la respuesta fue que una persona "adecuada", quien leía cada libro con mucho cuidado, catalogaba donde mejor le pareciera. Y que esta persona debió pensar que tal libro era más adecuado en la sección de Física que en otro lugar. Pues bien, yo no leí más que el título del libro pero basto con eso para darme cuenta que de Física nada tenía. He ahí un gran error de la biblioteca o la (el) catalogadora (or): no se puede llegar y poner un libro en una sección según mi preferencia, uno debe de ser imparcial y riguroso ante esto.

La situación en Chile y en otros países es bastante preocupante. Hace unas semanas vimos como un tal "Doctor Soto" en el matinal de canal 13 hablaba sobre cómo el odio podía producir Cancer sin ningún fundamento científico que lo respaldara. Los científicos manifestaron su descontento e intentaron en diversos medios desmitificar a tal Doctor, pero como aquel personaje es popular, al matinal no le importó y siguió transmitiendo las ideas fantásticas de aquel "Doctor". Ideas que debieran estar mejor en un libro de fantasía en lugar de aparecer en la sección de salud y bienestar del programa.

Dado que en Chile somos un país sísmico, bastantes personajes aparecen en los medios afirmando que ellos son capaces de predecir terremotos con días de anticipación, nuevamente sin ninguna evidencia científica que los respalde más que el hecho de ciertos aciertos que han tenido. Tales aciertos funcionan de la misma manera que el sorteo del Kino (es decir de forma aleatoria o "random") y siempre cuentan sus aciertos y no sus NO aciertos. Nuevamente personajes de la farándula Chilena en una ocasión defendieron a tales charlatanes, acusando a los científicos que intentaban explicar el por qué predecir un terremoto no es posible, de que sus intenciones al desmentir a estos personajes se debían al dinero, y que para los científicos era mucho mas rentable que las personas no supiera que los terremotos eran capaces de predecirse. Incluso ahora cuando escribo sobre esto la idea parece absurda.

Quitar esta mal información de las personas es aveces bastante difícil más cuando los medios de comunicación se encargan de difundir masivamente aquello que no tiene prueba científica ni ningún estudio riguroso de respaldo. Y a pesar de que el tema de los matinales respaldando a tales charlatanes es terrorífico, me resulta aún más terrible que en lugares como la Biblioteca Nacional no se cuente con la rigurosidad y seriedad que se le debe prestar a la ciencia. Para ser personas educadas, para tener un buen juicio y evitar caer en engaños debemos contar no sólo con el acceso a la información, sino con que también se nos entregue de manera correcta. El estado debiera preocuparse por el pueblo, debiera preocuparse de que las personas que lo componen se mantengan bien informadas, ¿por qué entonces la mala clasificación de los textos? ¿por qué no se hace nada al respecto ante tanto charlatán apareciendo en los medios de publicidad masiva? 

Yo se que aveces las ideas mágicas y surrealistas pueden parecer mas atractivas que el mundo real. Quizás se debe a que al explicar el por qué una manzana cae de un árbol, la respuesta de que se deba a la magia es mucho mas tangible y excitante que una formula que un antiguo físico descubrió con el fin de entender el mundo. Creanme, yo alucinaba con Sailor Moon cuando era chiquita y siempre he sido fan de Harry Potter, pero en el mundo de la ciencia, en nuestro mundo las cosas no funcionan como por "arte de magia". El mundo esta aquí, mostrándose a nosotros y las explicaciones muchas veces no son más complicadas que un par de divisiones o multiplicaciones. Para quienes me estén leyendo, los invito a que le den una oportunidad a tales fórmulas que parecen tan aburridas porque creanme, aveces somos los científicos los aburridos pero la física puede ser mucho mas excitante que un conejo sacado de un sombrero en un truco de magia. 

                                                                                                                                     Iv.






domingo, 26 de marzo de 2017

Happiness_1

Antes de los 90, los científicos se encontraban en una ardua búsqueda sobre la desaceleración del universo. Todos hemos oído hablar del Big Bang y para ese entonces se pensaba que el Big Crunch ya había comenzado. Es decir que por efectos de la gravedad nuestro mundo debiera encontrarse en un proceso de desaceleración. Yo misma lo creí por mucho tiempo cuando era bien chiquita pues mi gusto por la astronomía y la ciencia comenzaron bien temprano. Sin embargo en 1998, 2 proyectos científicos se encontraron con la sorpresa de que el Universo no se encontraba desacelerando, sino que estaba expandiéndose a una velocidad "tremenda".



No es la primera vez que ocurren eventos de este estilo. Si leemos sobre historia de la ciencia podremos encontrar que muchas teorías han sido probadas o descubiertas mientras se buscaba otra cosa, y como estos eventos anecdóticos son "comunes" en el mundo científico, me atrevería a proyectarlos a la vida cotidiana: quizás la búsqueda de la felicidad no se logra cuando queremos demostrar una teoría que tenemos elaborada en nuestra mente. Quizás estamos buscando un evento equivocado para la felicidad.

Si hacemos una encuentras a las personas de mi edad +/- unos 3 años (es decir, dentro de un rango de 26 y 32) y les preguntamos que entienden por felicidad, muchas estarán de acuerdo que la estabilidad y tranquilidad son factores importantes en la obtención de esta. ¿Cómo logramos entonces aquellos dos factores cuando rondamos los 30 años? Tener un trabajo, una casa, y un sueldo mas o menos estables son unas de las respuesta. No olvidemos también un gran factor importante: una pareja estable. Alguien que te acompañe en el día a día, alguien que aleje esos momentos molestos de soledad de tu vida. Ya se que no todos están de acuerdo con eso, muchos prefieren andar solitariamente por la vida, pero por lo mismo esto es una estimación de lo que la gran mayoría quisiera. A esta edad los matrimonios comienzan a celebrarse y los hijos a nacer.

Yo vivi mucho tiempo odiando la vida solitaria. Quería encontrar una pareja, llenar ese vacío y decir "ok", ya cumplí con esto, estoy a un paso más de alcanzar la felicidad. Encontré pareja. Rente un departamento, continué mis estudios de especialización, aprendí a cocinar y además tenía internet. Sin embargo no estaba ni cerquita de sentirme plena ni feliz. ¿Qué pasaba? En mi misma relación de pareja no me emocionaban las cosas comunes. No quería pensar en una casa, no quería estabilizarme ya en una ciudad, no quería llegar todas las noches a cocinar ni acostarme a ver la televisión a las 8 de la noche. No quería visitar a los padres de mi pareja cada fin de semana ni ir a los centros comerciales a comprar ropa para "trabajar". No es que lo anterior sea un mal estilo de vida, pero lamentablemente conmigo no funcionaba. ¿Por qué entonces sabiendo que no era feliz continuaba haciéndolo? Pues porque la teoría de la felicidad lo requería ¿Quién era yo para contradecirla?

En física existen dos tipos de científicos, los experimentales y los teóricos. Los teóricos no podemos vivir sin los experimentales, son ellos quienes hacen que nuestros pensamientos sean reales. Y sin nosotros, los experimentales se encuentran en la nada sin saber qué buscar. En mi caso, tuve que experimentar el fracaso de mi teoría X sobre la felicidad para desecharla y crear otra. Necesite un viaje a México a las 7 de la mañana hora chilena, para darme cuenta que un esposo típico, una vida común en un hogar de familia y la estabilización en una ciudad no son lo que quiero ahora. Y con todo eso cree una nueva teoría donde la búsqueda de mi felicidad incluye viajes, danza, física, amores apasionados y por supuesto, conexión a internet.

Como canta Glinda en una de las canciones del musical "Wicked": "La felicidad es lo que ocurre cuando nuestros sueños se hacen realidad". Como dice Roger: "La vida es muy corta para pasarlo mal. Hay que buscar la felicidad en cada momento". Si los científicos hubieran sido tan tercos para seguir buscando la desaceleración del Universo sin creer a los datos de las observaciones, seguirían tropezando una y otra vez con la misma piedra y no hubieran podido decir nunca que "nuestro universo esta en expansión". Si en la vida diaria somos tercos a la hora de seguir nuestros sueños ¿Lograremos algún día ser felices y decir "nuestra vida se encuentra expandiéndose a una tremenda felicidad"?


                                                                                                                                    Iv.