viernes, 25 de mayo de 2018

Actualidad


El año 2006 mi mejor amiga Catalina y yo ya habíamos cumplido 18 años. Catalina se iría a estudiar Antropología a Valdivia y yo me quedaría estudiando Física en Antofagasta. Éramos amigas desde los 12 años y sería la primera vez que nos separaríamos tanto. Antes de la despedida caminábamos todas las noches por Av. Argentina, una larga calle en Antofagasta. Salíamos tipo 8 de la noche y no volvíamos hasta más o menos la 1 de la mañana a nuestras respectivas casas (vivíamos a una cuadra y media de la otra). Nunca sentimos miedo en nuestras largas caminatas mientras conversábamos de lo que sería y lo que era nuestra vida. Hoy en día recuerdo con un poco de melancolía lo que fue nuestro pasado antes de entrar a la universidad y no puedo dejar de preguntarme ¿cómo no sentí miedo en esa época cuando caminábamos solas a las tantas de la noche? Teníamos sólo 18 años. Yo ya sabía lo que eran los abusos en esa época y por supuesto que temía a que me violaran, sin embargo mi mayor miedo hacia el género masculino fue dándose con el paso de los años, cuando diversas situaciones en el ámbito universitario y con parejas me mostraron que caminar sola por las calles de Chile no es el único lugar donde corres peligro, sino que también lo eran las salas de clases donde ibas a estudiar.

Pasado lejano y no tan lejano

En una entrevista de trabajo me preguntaron como recordaba mi vida en el colegio. Respondí que en esa época nunca pensé que no podía ser científica, mucho menos física. Que solamente fue cuando entre a la universidad y se me miro en menos por ser mujer estudiando ciencias duras que comprendí que esta carrera es dominada por hombres. Incluso quede sorprendida en una ocasión donde al agacharme a recoger un lápiz, mis compañeros de ingeniería que eran mayoría en la sala empezaron a silbar porque me había agachado y pararon solo cuando la profesora los tuvo que hacer callar. En ese tiempo esas actitudes en mi estaban normalizadas y los abusos que recibí los olvidé con el tiempo. De la misma forma frases como "te va bien porque le gustas al ayudante" pasaron a segundo plano. Y así la situación se fue normalizando y guardando por mucho tiempo hasta que hace unas semanas atrás unas compañeras se tomaron su facultad para protestar contra los abusos de un profesor. Y no abusos donde les mandaba a hacer una tarea de 20 páginas para el día siguiente. Abusos sexuales, abusos a nivel psicológico, abusos de poder. La discusión se fue dando y me tocó escuchar a mis compañeras de pregrado y postgrado hablar sobre como se sentían en esta carrera donde la gran mayoría de los estudiantes y profesores son hombres. En esos momentos pensé "no soy la única sintiéndome así" con una mezcla de alivio y preocupación; alivio por comprender que no estoy loca y preocupación porque muchas habían vivido o vivirían situaciones similares a las que había pasado yo y de verdad, ¿qué mujer quiere que otra la pase igual de mal?


El por qué esto es importante

He escuchado testimonios de compañeras de la carrera, de compañeras de otras carreras en la universidad, de compañeras de otras universidades y de compañeras estudiantes que han ido a la televisión. De todo eso me quedo con una frase de una compañera donde al explicar los abusos, al explicar que las mujeres somos sometidas a un sistema educacional machista, finalizó diciendo "estas situaciones te quitan las ganas de seguir viviendo". Ese sentimiento creo que para muchas o para todas las que hoy nos movilizamos se ha manifestado en algún momento. Y esa es una de las razones más grandes de por qué esto es importante. Porque ya no son casos aislados, porque nos hemos atrevido a hablar con la otra y tristemente hemos descubierto que nos sentimos igual a pesar de ser regiones diferentes. Porque miramos a nuestro alrededor y pensamos ¿es normal que esto este pasando?

Es importante porque es un movimiento que nace desde algo tan profundo como el sentimiento de muchas mujeres, muchas quienes pelean por el derecho de las que no pueden o no pudieron. Y por lo mismo este movimiento no tiene color político. Por ser algo tan profundo ha sido difícil, agotador y muchas veces triste especialmente cuando te toca escuchar un testimonio o cuando escuchas al compañero de al lado invalidar tu sentimiento. No se debe invalidar a quien lo ha pasado mal o a quien ha sentido que no ha sido tratada justamente, menos cuando el sentimiento es común.

Futuro y hoy

Hoy en Chile las mujeres nos levantamos contra las prácticas abusivas en las universidades hacia nuestro género. No los hombres, las mujeres somos quienes llevamos esta lucha y no porque los excluyamos por rencor o por que es una pataleta nuestra.

Nos levantamos hoy porque en una sociedad donde se nos ha dicho que las mujeres somos malas, envidiosas, celosas de la otra y malas compañeras hemos encontrado que la mujer de al lado te abraza cuando sientes que tus derechos han sido vulnerados. Hemos comprendido que no somos malas con la otra o que la otra no te desea mal. Hemos visto que nuestro género, a pesar de encontrarnos en el año 2018 y haber pasado 66 años desde la primera elección presidencial donde las mujeres pudieron participar, aún es mirado en menos y no valorado más que para asuntos de la maternidad, aunque incluso en ese caso se nos ha quitado la opción de elegir.

Hoy las mujeres pisando territorio chileno nos levantamos y decimos "ya basta" porque queremos que en un futuro esto no sea un tema de discusión. Queremos dejar de pensar en ciertos temas como implementar cuotas de género para carreras donde la mujer no es representativa. Queremos dejar de ver en las noticias femicidios. Queremos dejar de pensar de que por ir con cierta vestimenta a clases se nos dirá un comentario desagradable o nos expondremos a que algún profesor nos toque. Hoy luchamos por un futuro donde seamos libres, libres de soñar, libres de elegir, libres al decir que no y libres al querer caminar con una amiga por las calles de la ciudad.



                                                                                                                     Iv.





domingo, 11 de febrero de 2018

¿Por qué no escucharlas?

A días de empezar el año 2018 recibí un regalo en mi oficina. El regalo provenía de una ex pareja, una que me había tratado muy mal psicológicamente durante 8 meses de relación. Venía junto a una nota escrita en hoja de cuaderno con mala caligrafía, en la que me deseaba un feliz año 2018 y muchas alegrías" ¿Para qué quiero yo esto? pensé" Sin duda alguna devolví tal regalo costoso que no hacía falta después de haber roto hace más de un año y menos con una ruptura en tales condiciones. De la misma forma que él hizo para entregármelo pasé el presente a su amigo de oficina quien lo había dejado en mi escritorio. "No es necesario" escribí en una nota y así me quede tranquila. Sorpresa fue la mía al enterarme semanas más tarde que el amigo aún no devolvía el regalo y que ni siquiera se lo había mencionado. ¿Por qué si a mi me lo paso el mismo día que él lo compró? Entonces aquel personaje creía que yo había aceptado la joya y que daba todo como pasado y olvidado, pensé. Me sentí censurada, como si me hubiera manifestado en una habitación a puertas cerradas y a oscuras. Me sentí intranquila y por varios días molesta, más porque un par de semanas después del "accidente regalo", esta persona, quien estudia en la misma universidad que yo, se sentía con la tranquilidad de mandarme mensajes halagando como yo vestía.



En mi facultad solamente 3 mujeres cursamos el doctorado en Física y ninguna mujer el magister. De casi 50 estudiantes, la cantidad de mujeres no llegamos ni al 10%. Por supuesto que cuando los acontecimientos mencionados anteriormente ocurrieron el hecho de que devolviera un regalo no fue bien visto por el intermediario, que hacía la labor de mensajero-celestino, ni por amigos (hombres) cercanos a él, y entonces me pregunte ¿una mujer me hubiera entendido? ¿Si contara con un grupo de físicos mujeres grande, al igual que como lo fue cuando estudié mi magister, estaría ahora teniendo que dar explicaciones por mi molestia? Afortunadamente mi círculo sigue contando con mujeres que hacen y no hacen ciencia, dónde gran parte de ellas me entendió. Al fin y al cabo a muchas puede que les pasara lo mismo o escucharan de una amiga cercana que vivió tal meollo. Yendo directo al asunto, no es la parte de que alguien no deseado entregue un regalo e insista por mensajes lo que hace que este escribiendo esto hoy, si no mas bien la falta de seriedad y empatía hacia alguien que por ser de género femenino y que se manifiesta por un hecho, se le califique como "exagerada", "loca", "pasada a rollos" y pues del tema no se habla más.

Tenemos que admitirlo, ser hombre en Chile es mucho más fácil que ser mujer el día de hoy. Sus planes de salud son mas baratos y mejores. El salario en ciertas empresas sigue siendo mayor para hombres que para mujeres y, para todas las que entramos en el ámbito laboral, es un gran desafío probar a todos y aún más, a nosotras mismas, que "nos la podemos". Nacer con un miembro y cerebro masculino te genera ciertas ventajas y se nota hasta en el echo de que al caminar por la calle, no tienes que ir escuchando música para evitar aquellos "halagos" que te dicen en cada cuadra. Sin ir mas allá, la desigualdad de género se nota muy de cerca en los demás países latinoamericanos. La prima de mi novio lo comentó conmigo el día en que yo llegué a visitarlo a Brasil aludiendo que además de ser mujer, por otros factores y por como ella es, está dentro de los grupos mas segregados y que la situación no se ve pronta a cambiar.

¿Y qué ocurre en la ciencia? Desde el momento de ingresar a la licenciatura en física noté que me tocaría trabajar aún más duro por ser mujer, que tendría que convencer a profesores y compañeros quienes venían con una idea ya preconcebida de que las mujeres no somos muy buenitas en las matemáticas y que tendría que aguantar la forma en que ellos hablan entre ellos. Al fin y al cabo por estudiar física sería llamada un hombre más. Tristemente, hablando con otras físicas compañeras y mayores me enteré que no era la única que así se sentía. Incluso aquellas que llevan tiempo insertas en la academia lo han sentido ¿Serán entonces estos hechos tan importantes para hacer que las niñas desistan a la idea de seguir carreras relacionadas con las ciencias duras? ¿Qué tan importante es el apoyo femenino a la hora de elegir una profesión?

Hasta el día de hoy yo siento gran admiración por dos de mis profesoras del colegio que me enseñaron matemáticas y física. Sin ellas creo que nunca hubiera seguido la carrera de física teórica. Fueron ellas quienes me inspiraron y me motivaron a seguir con mis estudios pues yo quería hacer cálculos como ellas. Mas tarde fue mi profesora de tesis de licenciatura quien me inspiró a continuar con la Física y me motivó a que pudiera mezclar el arte con ella. Quiero mucho a mi tutor de tesis de doctorado, en verdad es un gran profesor, pero como ejemplo siempre voy a tender a recordar a mis profesoras y a mujeres que continúan trabajando hasta el día de hoy en STeM, pues ver como superan los problemas de género y que no soy la única que aveces se ha sentido disminuida hacen que quiera continuar en esto y no baje los brazos fácilmente.

No todas han tenido la suerte que yo tuve que cruzarme con profesoras y compañeras tan buenas en el camino y por eso es que creo que motivar a que mas mujeres sigan estudios en áreas de la ciencia como la física y matemática es tan importante. Más aún, la divulgación científica por parte de mujeres es fundamental ya que si alguna niña tiene el bichito de la ciencia dando vueltas por ahí, puedes incluso ser la motivación de que exista una nueva científica a futuro.

Hoy en el día internacional de la mujer y la niña en la ciencia, humildemente desde este blog rosado llamo a aquellas científicas a que nos apoyemos unas a otras y podamos motivar a las mini-científicas a que continúen en este camino. Y a aquellos hombres a que piensen y vean el por qué una compañera esta manifestándose contra algo antes de juzgarla. Miles de mujeres han marchado alrededor del mundo por igualdades en el ámbito científico. Miles de mujeres han alzado la voz para manifestar contra conductas poco correctas en la ciencia hacia su género. ¿Por qué no escucharlas?


                                                                                                                              Iv.

domingo, 31 de diciembre de 2017

2017

Tengo un secreto del que como científica me avergüenzo: resulta que aveces paso por periodos donde soy un poco supersticiosa. En una prueba escribo siempre mi nombre al final, nunca antes. Evito que se me cruce un gato negro, se me acelera el corazón cada vez que estoy a punto de pasar por una escalera y cuando mi cosmetiquero cae al piso ruego por que no se haya roto el espejo. Y como si no fuera poco mis números favoritos son los impares, a quienes les construiría un altar para rezarles si mi rigor científico se hubiera ido del todo. El 2017 tenía pinta de número bonito y como número bonito e impar la Ivania supersticiosa que habita en mi cerebro esperaba que fuera un año de grandes acontecimientos. Que puedo decirle, la alegría que me trajo este año es tanta que me cuesta plasmarla en esta entrada. 

Cada fin de año hacemos un recuento de lo que fue el año que se va a modo de en las cosas que salieron mal, poder evaluarlas e intentar no cometer los mismo errores el año que viene, y aunque eso se lee de lo mas normal y sencillo no siempre es tan fácil. ¡De hecho la mayoría de las veces no lo es! Cada año yo me dispongo a ser una persona mucho más ordenada con su espacio y con sus dineros. Resulta que la entropía en lo que respecta mi metro cuadrado me gana (nací para ser desordenada) y no hablemos de asuntos financieros que los varios pares de zapatos que tengo en mi closet me miran con cara de culpa cada vez que entro. Con respecto a los acontecimientos que salieron bien los abrazamos y guardamos en nuestra memoria, y bien en el fondo nuestro corazón se siente feliz de todo aquello. Esta revisión podría ser en cualquier época del año, podría ser el día de tu cumpleaños, empezando el año escolar, en el aniversario de tu país, sin embargo decidimos hacerlo al final del calendario, cuando el ciclo de la Tierra alrededor del sol casi se completa. 



No me agradan mucho los rituales de año nuevo pero alguno que otro hago, como comer lentejas, pararme sobre una silla a las 12 o unos cuantos otros. Mas que hacerlos por un "quien sabe si resulta" es para calmar la ansiedad de mi lado supersticioso el cual en lugar de combatirlo prefiero aceptarlo. aceptarlo tal como hice conmigo este año el cual fue fantástico en muchos ámbitos y eso, más que deberse a que el año pasado guardé un amuleto en mi billetera a la media noche, se debió a que me acepté nuevamente con mis virtudes y defectos... o al menos a una gran parte mía, siempre queda ese cachito que uno intenta cambiar. 

El 2018 es año par (ansiedad activada) y mi año 2017 fue mucho mucho más bueno que malo (al fin pude decir adiós al examen de calificación) por lo que me da miedo que el 2018 no lo sea (como compensando de que debiéramos tener un año bueno y malo) y nuevamente es ahí donde mi trabajo es decirle a la Ivania llena de rituales que no se preocupe. Que más que tradiciones y machitunes lo necesario es tomar lo aprendido, seguir con eso y por supuesto, seguir cumpliendo los sueños que uno tiene sin desesperar ni renunciar, que depende de cuanto esfuerzo y ganas uno le pongas para que estos se cumplan. Decirle que el espectro electromagnético es amplio, que no solo es luz o ausencia de luz. Que la ausencia de luz no es necesariamente negativa y que a lo largo de la vida, y de forma más acotada, a lo largo de los 365 días que contamos desde el día 1 de Enero, nos movemos por este espectro de luz lleno de colores esperando que a fin de año el conteo final sea que nos movimos entre los colores que más nos gustan y no a la inversa. 

                                                                                                                                   Iv.



                                     




jueves, 30 de noviembre de 2017

Los juegos del Qualy II: Traveling

Una vez que volví a Santiago el 2017 ya con Puka en mis brazos me dispuse totalmente a preparar el examen de calificación. Además había recibido una buena noticia ¡Enhorabuena, me habían aceptado en la escuela latinoamericana del CERN a realizarse en México! Si quería pasar dos semanas de lleno al Sol tenía que trabajar duro Enero y Febrero así que me di plazos y dividí las materias según lo que menos recordaba. Hablando de errores en mi entrada pasada he aquí el primero: "Creer que por ser buena en mecánica cuántica podía darme el lujo de preparar la materia sólo en una semana". Analicemos bien eso: cursé mecánica cuántica entre los años 2009 y 2010 y pese a que mi área estaba orientada en tal materia, solamente operaba y analizaba formalismos quedando fuera de mi memoria muchos conceptos que al parecer no aprendí bien. ¿quién se acuerda de tales cosas 6 años después? Pues la regué en grande al confiarme y vaya que me jugo mal así que ni modo, fue la primera materia en poner a mi lista. Así se fue mi Verano 2016 entre libros, matemática, física, danza y los más de 30º diarios en Santiago.

Llegó Marzo y pese a mis miedos a volar grandes distancias me subí rumbo a México con una maleta cargada con ropa acorde al caribe y al calor. ¡Pero por la chingada Ivania! Primer día en la ciudad de México y llovía a cántaros. Eso pasa por no revisar el tiempo que habrá en en lugar con mas ahínco. Pero bueno ¡qué mas daba! me tocó abrir la maleta, abrigarme e ir a comer en el aeropuerto mientras esperábamos el bus que nos llevaría a San Juan del Río a encerrarnos en la hacienda por 2 semanas. Me recordó a los antiguos encuentros con Cristo del colegio dónde nos encerrábamos a hablar de Dios, sólo que esta vez hablaríamos de Física y la cantidad de hombres era considerablemente mayor a la de nuestros encuentros con el de arriba dónde el único ser del sexo opuesto era el cura.



Difícil que pueda explicar en una entrada compartida con el Qualy lo genial de tal escuela. Me abrió los ojos, acercó mi corazón a la Física, a la gente de otras nacionalidades, a las chicas de HEP y me recordó mi amor por viajar. Lo más curioso ocurrió en el avión camino a México. Llevaba puesto unos aretes que me habían regalado en mi última relación amorosa (si es que a tal relación se le puede asociar la palabra amor) y cuando aterrizamos uno de estos se había caído y desaparecido. ¿Mensaje divino del gran Dior? ¿coincidencia pura o inconscientemente mi mente lo agarró y lanzó por "la borda" mientras dormía? No los había tirado en el pasado porque eran bien cute pero pues daba igual ¿de qué me servía sólo un arete? Tiré el restante en el camino.

Al volver a Chile venía con la energía más recargada que nunca (lamentablemente no por transformar mi masa en ésta ): ) y llegué de lleno al estudio. En tal viaje conocí a Gilson, quien forma parte importante en mi historia enfrentando los juegos del Qualy, al igual que Seba y Dani a quienes conocí mucho más una vez que empezó el año académico 2017. Si algo puedo aconsejar a la hora de enfrentar una prueba tal como ésta, o en cualquier momento donde se nos evalúe de tal manera que el resultado cambia nuestros planes cercanos en la vida, es que si la ansiedad nos gana es posible que el resultado no sea favorable. Sin Gilson, sin mis clases de baile, éste blog, mi viaje a Mexico junto a las pedas, sin Seba y Dani, sin los miembros del team Qualy y sin mi gente Antofagastina hubiera estallado en cualquier momento, agarrado a mi eriza enojona y comprado un viaje directo a mi lugar oscuro, queriendo no regresar jamás. Tal cómo ocurrió el año anterior.

A un mes del examen me sentía nerviosa pero bastante segura de lo que había aprendido al hacer la ayudantía de electricidad y magnetismo (la cual nunca esperé hacer) y con mis horas de estudio en la biblioteca que está cerca de mi hogar. Ya no me daba miedo preguntar en las charlas ni me asustaba hacer preguntas que consideraba idiotas a mi tutor, ya fueran de mi investigación o de la materia de pregrado. Ya no me asustaba el examen de calificación al nivel de bloquearme a la hora de enfrentar los problemas. Ya no temía que me llamaran gorda o ridícula frente a mis pares y familiares. Ahora volvía a ser tan buena resolviendo problemas de cuántica como en el pasado.

A un mes del examen de calificación, sabiendo qué aunque el resultado no jugara a mi favor la vida seguía siendo bella, me senté en mi escritorio con mi lápiz y cuaderno rosado y me puse a resolver diferentes problemas de las 4 materias que me serían evaluadas. I was in my safe place. (Estaba en mi lugar seguro).


                                                                                                                               Iv.

martes, 3 de octubre de 2017

Y el Nobel de física 2017 es para...

El 2012 cuando llegué a estudiar a Concepción y no tenía idea de quien había ganado el premio Nobel de física ese año (siendo que eran de mi área) instauré una tradición conmigo misma y después de tal año, cada año espero los premios Nobel. ¡Son mis premios Oscar!

Este año el premio Nobel de física fue otorgado a

Reiner Weiss

Barry c. Barish

Kip Thorne

"for decisive contributions to the LIGO detector and the observation of gravitational waves" (por su contribución al detector LIGO y la observación de las ondas gravitacionales)



El año 2015 las ondas gravitacionales fueron observadas por primera vez y para quienes han pasado horas en el colegio escuchando sobre ondas y gravedad (pues sí, alguna vez alguien debe haberles hablado de eso!) recordarán que cuando hablan de ondas ponen como ejemplo una cuerda o las olas del mar, mientras que sobre gravedad imaginamos la manzana cayendo sobre la cabeza de Newton o tu mism@ cada vez que tropiezas y te das contra el piso (y piensas "pinche gravedad, que te hice yo!"). ¿Cómo mezclamos esos dos conceptos entonces?

Fuente: LIGO website 


Primero que todo, tengo que mencionar que tal fenómeno fue predicho por Albert Einstein hace un chorro de tiempo atrás. ¿Qué llevo a estos científicos iniciar la búsqueda de algo predicho bastante tiempo atrás? Estas ondas son similares a lo que ocurre si es que lanzas una piedra a un lago o vez un patito nadar, sin embargo ocurren en el espacio debido al choque entre agujeros negros y otros fenómenos y bueno, lo primero que probablemente se te vendrá a la cabeza es que en el espacio vacío no hay agua ¿Cómo es posible? Pues al parecer el espacio no es como lo pensamos

Las ondas gravitacionales fueron detectadas por LIGO, que es un experimento bien grandote. Un interferómetro capaz de detectar estas onditas que viajan por el espacio. Ya sé que probablemente la palabra interferómetro de sonará extraña y no te hará sentido, pero entendámoslo como un experimento que los científicos usan para detectar fenómenos como la luz y en este caso como lo que queremos detectar no se puede ver (ya que pues así la detección mucho mas simple hubiera sido) la construcción de tal experimento es bastante mas compleja. No soy experta en el tema así que te dejo un link si quieres saber mas del tema. Sólo debes pinchar aquí .

Para más información sobre ondas gravitacionales compartiré una entrada que escribí el día en que anunciaron fueron detectadas, por lo que puedes seguir leyendo mas abajito.
Felicidades a los ganadores del premio Nobel de este año. Fue una gran ilusión ya que conozco los libros de divulgación de Kip Thorne desde que entre al doctorado. ¡Mi profesor de relatividad no paraba de hablar de ellos!
Nos leemos

                                                                                                                           Iv.

------------------------------------------------------------------------------------------

Fantastic "Waves" and Where to Find Them / "Ondas" fantásticas y donde encontrarlas

Me encantan los patos. La verdad es que me encantan los animales pero ver patitos amarillitos nadando y cuaqueando por ahí me parece de lo más adorable. Ese era uno de los puntos buenos de Concepción, que mi facultad estaba justo frente a una laguna de patos y cisnes. Muchas veces cuando estaba triste me senté a mirar a los patos nadar y, además de aprender sus caras y ponerle nombre, ponía atención en las ondas que van dejando atrás cuando nadan. Esas ondas similares a cuando arrojamos una piedra al agua y que se propagan a través de ella en forma circular. Esas ondas que si cayera un meteorito en el mar como en la película Impacto Profundo, se transformarían en una gran ola que arrasaría con toda la costa.

Hace ya muchos años atrás Einstein hizo una revelación muy importante (tan importante que no entiendo como en el colegio no me hablaron de ella). Eso aprendí al menos en mi curso de Relatividad. Dijo que la gravedad no era una fuerza como tal. Si pensamos en el movimiento planetario y en nuestros años jóvenes, recordamos que hemos estudiado que una fuerza gravitacional atrae la Tierra al Sol y el Sol a la Tierra. Dado que el Sol es mucho más masivo (más gordito), la Tierra gira alrededor de él y la fuerza centrípeta es el resultado de que nuestro movimiento sea aproximadamente circular. ¡ Es como si amarraras una pelota a una cuerda y la hicieras girar alrededor tuyo moviendo tu brazo! Bueno, Einstein en sus años mozos llegó a revolucionar todo y dijo que la gravedad pues no era una fuerza como lo había propuesto anteriormente el físico británico Isaac Newton. En estricto rigor podíamos aproximar las especulaciones de Newton a escalas "pequeñitas" (dentro de nuestro sistema solar, por ejemplo) pero a escalas ya mayores, intentando abarcar nuestro gran Universo, la explicación de Newton no era suficiente.




Entonces, si la gravedad no es una fuerza, ¿qué es? Einstein llegó con la genial idea de que la gravedad podía resumirse como la deformación del espacio-tiempo, siendo el espacio-tiempo el lugar donde nos encontramos nosotros, extraterrestes y demases viviendo. Esta deformación sería provocada por los objetos masivos. Así, si consideramos al espacio-tiempo como una cama saltarina, cada cuerpo que se suba a ésta la deformará creando una especie de "curvita honda" en ella. Mientras más masivo sea el cuerpo, más grande será la deformación. Y por eso, la Tierra que se encuentra dentro de esa deformación producida por el Sol, gira alrededor de éste y la Luna que se encuentra dentro de la deformación producida por la Tierra gira alrededor de nosotros. Y es que giramos porque la Tierra quiere avanzar en línea recta, pero como estamos dentro de una "curvita" no podemos más que orbitar al dueño de ésta (el Sol en este caso) y girar alrededor de él. Einstein tuvo también una gran pregunta, ¿dejará esta deformación del espacio-tiempo una huella? ¿Podría ser como en el caso de una piedra que arrojo al agua, en forma de onda? Pues estas preguntas dieron origen a las llamadas ondas gravitacionales, esas que todos estábamos buscando y que son portada de las noticias del mundo científico en estos momentos.

Hoy fue un día muy especial. No sólo se considera hoy el día mundial para homenajear a las mujeres que pertenecen al mundo científico, sino que también LIGO anunció la existencia de ondas gravitacionales! Hace 100 años que Einstein las predijo y hoy finalmente han sido detectadas. ¡Un salud por él! Pero deben preguntarse ¿Qué es una onda gravitacional? Recientemente me he metido en todo este asunto de la Gravedad. No es que no me interesara antes, pero mi mente divagaba por otros rumbos. Entonces, como buena estudiante primeriza que llega a este mundillo nuevo, tuve que investigar (¡para eso estamos!) para no escribir ninguna tontera y dejar a quien lee este humilde blog con una idea equivocada (¡y es que mis profesores no me perdonarían jamás tal barbaridad!). Buscando y buscando llegue a la siguiente conclusión: al parecer las ondas gravitacionales se parecen mucho a las que dejan los patitos al moverse por el agua, sólo que esta vez no son patitos los que se mueven. Los objetos masivos deforman el espacio-tiempo y al moverse a través de él (al acelerar) van generando estas especie de olitas llamadas ondas gravitacionales. Si es que me parara en el borde de una gran laguna (una laguna de unos 50 metros de ancho y largo) y un patito en el centro de ésta se encontrara nadando, probablemente los vestigios de las onditas provocadas por su nado que llegarían a mi serían imperceptibles. Lo mismo ocurre con estas ondas que viajan en el espacio-tiempo y es por eso que para detectarla necesitamos mirar aquellos fenómenos más violentos, es decir, la aceleración de objetos muy masivos (o gorditos) como los agujeros negros.

Si quieren mas información les sugiero hacer click aquí y aquí. El primer link es un video bien bonito que hicieron los creadores de PhD comics y en el segundo cuentos cuánticos se luce con una explicación de lo más simple y detallada que se puede hacer de estos temas además de explicar cómo fueron detectadas y cómo funciona LIGO.

Hoy es un día importante para la ciencia seguido del día de ayer en que anunciaron un nuevo libro de Harry Potter ¡Que gran semana! Nos comunicamos luego...



                                                                                                                                  I.